¿Por qué invertir en inteligencia artificial?

La inteligencia artificial se está posicionando claramente como un nuevo impulsor de la economía. Su utilización por parte de las empresas es cada vez más intensa debido a los sustanciales beneficios que su uso genera. La inteligencia artificial ha venido para quedarse.

Con la utilización de tecnologías de inteligencia artificial (IA) las empresas pueden lograr mejorar las tomas de decisiones, mayor eficiencia en la producción y en los flujos de trabajo; además de optimizar los recursos para abaratar y hacer más sostenibles las actividades empresariales. Ya en 2019 la Comisión Europea -consciente de los beneficios de la implantación de las tecnologías y soluciones digitales en las empresas- quiso impulsar la transformación digital para abrir nuevas oportunidades a las empresas; impulsar el desarrollo de tecnologías fiables, fomentar una sociedad abierta y democrática, posibilitar una economía dinámica y sostenible y también ayudar a combatir el cambio climático. Un reto difícil pero no imposible.

El ámbito de aplicación de estas tecnologías de inteligencia artificial es muy amplio: automatización de los flujos de trabajo, machine learning, minería de texto, reconocimiento de imágenes, procesamiento de imágenes, tecnologías que permiten a las máquinas moverse físicamente observando su entorno y tomando decisiones autónomas y, por último, la generación de lenguaje natural. Podemos observar que las empresas están implementando estas tecnologías sin importar el tamaño, aunque sí que es verdad que las empresas grandes han tomado la delantera anticipando sus necesidades futuras.

Está claro que los países que buscan posicionarse para beneficiarse al máximo de la IA querrán estar a la vanguardia del desarrollo de la inteligencia artificial.

El reto no consiste solamente en conseguir la inversión necesaria para implantar estas nuevas tecnologías; hay que disponer también de capital humano especializado y tener presente que una de las mayores consecuencias es que se prevé que alrededor de 66,6% de los empleos tradicionalmente ocupados por personas serán sustituidos por la tecnología en un futuro no muy lejano. Para afrontar este problema y para paliar el efecto inmediato de los trabajadores desplazados por la tecnología en el mercado laboral los gobiernos están preparando regulación, creando ‘paracaídas sociales’ y quitando incentivos fiscales a las empresas que sustituyen personas por máquinas. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicación de la Comunidad Valenciana.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad